El Corredor Mediterráneo se sube al último tren

El Gobierno se compromete a poner en marcha esta infraestructura en 2026 ante 1.300 empresarios y representantes de la sociedad civil de toda España

Guardar

Un tren circula por una de las infraestructuras integradas en el Corredor Mediterráneo
Un tren circula por una de las infraestructuras integradas en el Corredor Mediterráneo

El Corredor Mediterráneo, la infraestructura ferroviaria que unirá las ciudades mediterráneas españolas con Europa desde la frontera francesa hasta Algeciras, da un paso casi definitivo tras años de reivindicaciones. Esta infraestructura, urbana y mercantil, atraviesa más de 10 ciudades de más de 100.000 habitantes y las autonomías por las que pasa representan más del 40% del PIB nacional. Por ello, será un eje fundamental, no sólo del Mediterráneo, sino de toda España dado que se estima que por cada euro invertido se tenga un retorno de 3,5 en el PIB. Y, lo que es más importante, será la conexión terrestre más eficiente y medioambiental con el resto de Europa.

El Gobierno estatal se comprometía ayer en que, al menos en su tramo desde Almería hasta la frontera francesa, esté operativo, como muy tarde, a partir de 2026, contribuyendo a impulsar la economía, el turismo y el empleo de los territorios por los que discurre, así como del resto de España.

Esta fue la principal conclusión que se extraía ayer en el 5º Acto Empresarial por el Corredor Mediterráneo, organizado por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), que este miércoles reunió en el Palacio Municipal de Ifema de Madrid alrededor de 1.300 empresarios y representantes de la sociedad civil de toda España, y en el que también participaba la ministra Raquel Sánchez.

El presidente de Boluda Corporación Marítima, Vicente Boluda; la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y el presidente de Mercadona, Juan Roig
El presidente de Boluda Corporación Marítima, Vicente Boluda; la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y el presidente de Mercadona, Juan Roig

540 millones para la Comunitat Valenciana

La ministra calificaba esta infraestructura como una prioridad para el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), al tiempo que añadía que hay pocos proyectos que hayan recibido en 2021 y 2022 tanto apoyo económico del Gobierno central. 

Concretamente, en los Presupuestos Generales del Estado de 2022 en los cuales Mitma dispone de
16.286 millones de euros de inversión total, destinará más del 10%, 1.709 millones de euros, al Corredor Mediterráneo: Cataluña tiene consignados más de 540 millones de euros, la Comunitat Valenciana, más de 377 millones de euros, la Región de Murcia, más de 233 millones de euros y Andalucía, más de 558 millones de euros.

Desde junio de 2018, el Ministerio ha licitado contratos por un importe acumulado de 3.000 millones de euros, a un ritmo de una licitación semanal. Así, se ha aumentado la longitud del Corredor Mediterráneo en 233 kilómetros, habiendo puesto en servicio el AVE a Granada, el tramo
Alcudia-Moixent, la variante de Vandellós y el AVE a Elche y Orihuela, donde, además de mejorar radicalmente las conexiones alicantinas, se ha revalorizado la primera parte del trazado del AVE a Murcia.

El eje pasante de València, infraestructura clave

En los Presupuestos del 2021 el Ministerio consignó 1.982 millones de euros al Corredor que unidos a los 1.710 millones de 2022 cuadruplican las inversiones de los presupuestos de 2018 de forma que, con estas inversiones, el Ministerio ha reducido el plazo marcado en dos años.

La ministra ha hecho una perspectiva positiva de su desarrollo a corto plazo, dado que se prevé que, para 2023, entre otros hitos logrados, los ciudadanos de Murcia podrán viajar más rápida y cómodamente a Madrid, Albacete, Cuenca y todo el norte de España; se conseguirá conectar el puerto de Tarragona y todo el clúster industrial del Camp directamente con el resto de Europa; el fin de las obras de implantación de ancho mixto entre Castellbisbal-Vilaseca; y que los servicios de alta velocidad entre Valencia y Castellón dejen de interferir en los servicios de cercanías.

En este sentido Sánchez visitó a finales de octubre València para presentar los estudios informativos del nuevo eje pasante norte-sur, túnel pasante, de la red arterial ferroviaria de València y el correspondiente a la línea de Alta Velocidad Valencia-Castellón de la Plana.

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, destacó este hecho como un “hito fundamental” tras un “largo viacrucis”. “Es un paso decisivo, ya que lo que hoy se presentan son dos informes fundamentales para la conectividad del transporte metropolitano y para el desarrollo del Corredor Mediterráneo”, incidía el president quien recordaba que “en el 2003 se empezó a hablar de esta cuestión y ya no hay tiempo de esperar, se trata de acelerar”.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, en l'acte #QuieroCorredor
El president de la Generalitat, Ximo Puig, en el acto #QuieroCorredor

“Ministra nueva, problema viejo”

El presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, Vicente Boluda, reclamó ayer a Sánchez que "aproveche la oportunidad que todos sus predecesores dejaron escapar, la oportunidad de evitar que España pierda el tren del progreso, el tren de Europa, el Corredor Mediterráneo". "Tenemos una ministra nueva, pero un problema viejo", señalaba el empresario.

Durante su intervención, Boluda valoraba la asistencia "masiva" de empresarios de las 17 comunidades autónomas al acto, lo que a su juicio "demuestra que lo que es bueno para el Mediterráneo español, es bueno para el conjunto de España" y que "los empresarios sabemos unirnos e ir todos a una en asuntos que trascienden a nuestras empresas y que sabemos que son positivos para el conjunto de la sociedad".

El Movimiento Quiero Corredor, que AVE puso en marcha en 2016, reivindica el Corredor Mediterráneo ferroviario y su culminación en 2025, pero "ante todo defiende que se complete la actual estructura radial de las infraestructuras en España con un modelo circular".