Una apuesta por recuperar la tradición de la Danza de los Seises

En 2016, el Col·legi Seminari del Corpus va vetar la Dansa dels Seises durant la celebració de l'Octava

Guardar

En 2016, el Real Colegio Seminario del Corpus Christi de Valencia vetaba la tradicional Danza de los Seises, una fecha que se quedó grabada como una nueva prohibición, que se añadía a la lista de prohibiciones que ha sufrido esta danza a lo largo de su historia. Las razones: que no se ajustaba a los cánones litúrgicos de la Iglesia, y le restaba solemnidad al acto religioso de la Octava. Sin embargo, este veto generó sorpresa entre los amantes de esta fiesta, ya que no sólo era el broche de oro en la Octava del Corpus, sino que se trataba de un acto cargado de plasticidad y fervor que atraía a valencianos y visitantes.

Desde ese momento, los defensores de la Danza de los Seises han luchado para que se recupere esa tradición, aunque sea fuera de las puertas de la Iglesia. Para ello, no solo contaron con la mediación del Ayuntamiento de Valencia para evitar la pérdida de esta danza, sino que, en esta ocasión, han solicitado a la Generalitat Valenciana que apueste por la recuperación de esta tradición, y que forme parte del patrimonio cultural valenciano, ya que la ciudadanía puede seguir disfrutando de ella en otros espacios emblemáticos de la ciudad de Valencia como el Monasterio de San Miguel de los Reyes.

Se trata de una pieza del patrimonio importante con pocas referencias más allá de Valencia o Sevilla

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, también medió en su día por la recuperación de esta danza que, tal y como explicaba, ‘se trata de una pieza patrimonio importante con pocas referencias más allá de Valencia o Sevilla, y la obligación de todos es conservar el Patrimonio Ritual’. Por el momento, el Corpus volvió a cerrar sus actos sin contar con ella, pero se espera que, pronto, esta danza recupera el lugar que se merece.

La Danza de los Seises fueron realizadas por encargo del Patriarca de Valencia, San Juan de Ribera, quizá por su origen sevillano, lugar donde nació esta danza. Así, los Seises se empezaron a instaurar en el cap i casal, aunque siempre cuestionadas por la Iglesia. Cabe recordar que, en los últimos años de vida, el mismísimo San Juan de Ribera las prohibió, pero era tal el fervor de los valencianos que las continuaron realizando en otros espacios de la ciudad, haciendo crecer su fama año tras año.

Hace ocho años, un grupo de expertos volvió a recuperar la Danza de los Seises, que se mantuvo presente en la celebración del Corpus hasta que, en 2016, se produjo un nuevo veto por parte del Colegio Seminario del Corpus, que es el encargado de acoger la Octava. Y es que esta danza, tradicionalmente, era interpretada por niños, que realizaban su baile en el altar y en el claustro.

Valencia tiene la única partitura de España concebida para ser interpretada dentro de una iglesia

Hoy en día, los defensores de la Danza de los Seises sólo quieren que se siga celebrando, aunque sea fuera de la Octava. Pero recuerdan que Valencia tiene la única partitura de España concebida para ser interpretada dentro de una iglesia. Por el momento, hará falta esperar para conocer si la Generalitat Valenciana también apuesta por la defensa de este baile.

Los Seises de Sevilla

La Danza de los Seises de Valencia tiene sus orígenes en la de Sevilla. Al igual que ocurría en nuestra ciudad, los niños, vestidos con un jubón de color rojo, bailaban acompañados, en un primer momento, por la música de un pandero y, a partir del siglo XVI, por unas castañuelas. Aunque los bailes de los seises son representaciones serias y ceremoniosas, lo cierto es que nunca han sido bien recibidas por la iglesia. Algunos arzobispos intentaron, también en Sevilla, eliminar esta danza, pero el Cabildo catedrático acudió al Papa, consiguiendo que se mantuviera una tradición que, en Valencia, quieren volver a recuperar.

Archivado en:

Destacados