Las prestaciones de la Renta Valenciana de Inclusión se actualizan con el IPC para que “las personas beneficiarias no pierdan poder adquisitivo”

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha puesto en marcha un simulador para que la ciudadanía sepa si tiene derecho a la prestación de la RVI y en qué modalidad

Guardar

La vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra
La vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha hecho balance desde la puesta en marcha de la Renta Valenciana de Inclusión (RVI) que, en estos momentos, ya cuenta con 75.885 personas beneficiarias. Una prestación económica y profesional dirigida a las personas en riesgo de exclusión de la Comunitat Valenciana que no solo ofrece prestaciones dignas, sino que incluye unos itinerarios de inserción socio-laboral para que las personas más vulnerables recuperen su proyecto de vida independiente.

La Renta Valenciana de Inclusión sitúa la dignidad de las personas en el centro del sistema, supone la generación de un derecho subjetivo que garantiza una vida digna para todas las personas, y además se lleva a cabo a través de un proceso que ha desatascado el sistema”. Y es que como ha explicado Oltra, “antes, la prestación llegaba a muy poca gente, pero además cada seis meses se tenía que renovar, lo que suponía que se generase expedientes nuevos y se atascara el sistema. Ahora, se ha dado un salto de gigante, construyendo un sistema en el que la RVI se tramita de forma compartida entre entidades locales y la Generalitat, siendo los municipios la puerta de entrada para la ciudadanía”.

Así, una vez solicitada en los servicios sociales municipales, se cuenta con un plazo de tres meses para determinar si se cumplen los requisitos. A partir de ahí, se deriva a la Conselleria de Igualdad y Políticas de Inclusión, que cuentan con otros tres meses para resolver y pagar la prestación. En este punto, la vicepresidenta ha reconocido que se están produciendo “algunos retrasos, especialmente en el Ayuntamiento de Alicante”, pero que se está trabajando para acortar los tiempos. En estos momentos, alrededor de 3.000 personas están a la espera.

La Generalitat Valenciana destinará un total de 235 millones de euros en 2022 para la RVI, aunque “estamos pidiendo una ampliación de crédito a la Conselleria de Hacienda de 60 millones, ya que en 2021 se ejecutaron 274 millones de euros”.

Modalidades de la RVI

La Renta Valenciana de Inclusión contempla, actualmente, tres modalidades de prestaciones:

- Renta de Garantía de Inclusión Social: dirigida a las unidades de convivencia en situación de riesgo de pobreza o exclusión social que se comprometen a hacer un itinerario de inclusión social mediante el cual consigan salir de la situación de riesgo en la que se encuentran. Se trata de la prestación de mayor cuantía. Concretamente, el 70% del Salario Mínimo Interprofesional de 2019 actualizado con el IPC de este año.

- Renta de Garantía de Ingresos Mínimos: Destinada a las unidades de convivencia en situación de riesgo de pobreza o exclusión social sin suscribir un acuerdo de inclusión y siempre que no haya menores. En este caso, ha señalado Oltra, “se suele destinar a personas con una exclusión muy sostenida en el tiempo que, además, acarrean otras problemáticas, por ejemplo una persona sin hogar con problemas de salud mental o drogodependencia”.

- Renta Complementaria de Prestaciones: Dirigida a completar el nivel de ingresos de la unidad familiar cuando ciertas pensiones son insuficientes, pero que no sufren ninguna situación de exclusión.

A todas estas modalidades, no solo se les suma otro tipo de ayudas como la de transporte, comedor escolar o copago farmacéutico, que se gestionan a través de una ventanilla única de manera que las personas perceptoras vean satisfechas en un único trámite todas aquellas necesidades que deban cubrir para tener una vida digna; sino que, a partir de este año, se les ha aplicado la actualización del IPC, lo que supone un “incremento del 5,5% en todas las modalidades de prestación para que las personas beneficiarias no pierdan capacidad adquisitiva”.

Finalmente, Oltra ha destacado que la RVI tiene carácter subsidiario de las prestaciones económicas vigentes en el resto del sistema de protección social, incluido el Ingreso Mínimo Vital, por lo que es el último recurso de protección social al que poder acceder.

Requisitos para solicitar la RVI

Las personas solicitantes deberán cumplir los siguientes requisitos:

- Tener más de 25 años, salvo excepciones como tener menores a cargo u otros casos de vulnerabilidad.

- Estar empadronada o tener residencia efectiva de al menos un año en la Comunitat Valenciana, salvo excepciones como personas refugiadas o víctimas de violencia de género o de explotación sexual.

- Haber agotado todas las prestaciones ordinarias a las que se tuviera acceso.

- No tener ingresos que superen los límites establecidos en la ley.

Como novedad, la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha puesto en marcha un simulador para que la ciudadanía, a través de una serie de preguntas, pueda saber si tiene derecho a la prestación y en qué modalidad. Se puede acceder en: https://inclusio.gva.es/es/web/integracion-inclusionsocial-cooperacion/renta-valenciana-de-inclusion-rvi

Compatibilidad con el Ingreso Mínimo Vital (IMV)

En cualquiera de sus modalidades, la RVI es compatible con el IMV. Así, las personas que reciban el Ingreso Mínimo Vital serán complementadas por la Generalitat en aquellos casos en los que la cuantía percibida sea inferior a la que les correspondería en la RVI. Asimismo, en aquellos casos en los que no existen una diferencia entre ambas, la Generalitat registra a la persona como beneficiaria de la renta para que pueda acceder tanto a los itinerarios de inclusión socio-laboral, como a otros beneficios. 

En estos momentos, 13.308 personas están recibiendo el complemento de la Renta Valenciana de Inclusión.

Preguntada por la posibilidad de que la Generalitat Valenciana gestione el IMV, como sí lo hace el País Vasco, Mónica Oltra ha señalado que “todavía no ha habido avances en este punto”. Sin embargo, “recibiremos del Ministerio 10,2 millones de euros del programa Pilotem para itinerarios con entidades del tercer sector”.

La RVI como generadora de riqueza

De acuerdo con un estudio realizado por la Universitat de València, la Renta Valenciana de Inclusión se traduce en una mayor demanda de bienes para el sector productivo, lo que supone que por cada euro invertido, se multiplica por 1,4 en el ámbito productivo. Además, cada euro invertido en esta prestación genera prácticamente un euro adicional a la renta.

Por último, en cuanto al retorno a la administración, un 12,6% llega en forma de impuestos indirectos; 1,3% en IRP; y un 3,4% a través de cotizaciones a la Seguridad Social. De esta manera, el estudio concluye que por cada euro invertido, se recupera 1,12 euros para la sociedad valenciana.