¿Online o presencial?: El dilema de los exámenes universitarios

La consellera Pascual anima als docents a fer els exàmens online, els estudiants denuncien que els mètodes d’avaluació estan més pendents del copia-pega que del seu aprenentatge, i els deganats aposten per la presencialitat

Guardar

selectividad examen
selectividad examen

A las puertas de los tradicionales exámenes universitarios de enero, los estudiantes valencianos, y con ellos, los del resto de España, empezaron una campaña mediática a través de las redes sociales, para cambiar el formato de las pruebas en relación con la presencialidad o a la realización de las mismas desde los domicilios de los estudiantes, es decir, de manera online.

No obstante, mientras los estudiantes arremeten públicamente contra la titular valenciana de Universidades, Carolina Pascual, esta misma se reúne dos veces por semana con las rectoras universitarias de las universidades públicas valencianas, para actualizar el protocolo, saber que carencias y que necesidades se precisan para los exámenes así como para hacer balance de las pruebas ya realizadas. No obstante, la misma Pascual, consellera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital de la Generalitat Valenciana, ha recordado a las responsables de las instituciones de educación superior la posibilidad de que, "en la medida de lo posible", realicen exámenes online en aquellas asignaturas que así lo permitan. De este modo, la consellera ha animado a los rectores y rectoras a que se convoquen pruebas en línea en las materias donde esto resulte posible, debido al aumento de contagios positivos de la COVID-19.

[embed]https://twitter.com/mehdness/status/1347183066788360192?s=20[/embed]

Des de diferentes aulas y grados, no han tardado en correr como la pólvora las imágenes y los vídeos en relación con las primeras pruebas realizadas justo al terminarse las fiestas navideñas, lo que ha supuesto para la sociedad valenciana todo un repunte de casos, brotes y fallecimientos por el coronavirus. No obstante, des de la misma conselleria justifican que la presencialidad en los exámenes no interfiere en la seguridad de los alumnos y alumnas, puesto que "las aulas son espacios seguros".

Mientras el Consell, y los diferentes partidos que forman el gobierno de coalición valenciano, barajan la posibilidad de un confinamiento domiciliario, casi como el de marzo - Compromís con los centros educativos y Podem con su cierre-, parece inaudito que las aulas universitarias se llenen de hasta 100 alumnos, puesto que dependiendo de las asignaturas, del grado y de la capacidad de las clases, se puede adoptar el desdoblamiento o la agrupación de los alumnos. Los estudiantes reclaman la adaptación de las pruebas al modelo telemático, tal y como fueron a final del curso de 2019/2020, pero muchos profesores no se quieren arriesgar a plagios, copia-pegas y demás burlas que hacen algunos de los estudiantes, los cuales arremeten que "no es nuestra culpa que de los métodos de evaluación se espere más gente que copie que aprendiendo".

Falta de organización y aglomeraciones tanto en el transporte público como en los accesos a los centros y a las aulas son los aspectos que más denuncian los universitarios, y es que muchos de ellos tiene que desplazarse con tren, autobús o metro desde pueblos valencianos hasta las capitales para examinarse correctamente. Mientras algunos profesores presionan a decanatos y responsables universitarios de no correr el riesgo de nuevos contagios, a día de hoy, todos los exámenes se han realizado de manera presencial y sí que es verdad que muchos de los examinadores han perfeccionado de lo más bien el protocolo de las universidades mediante una organización estructural de los sitios donde se tiene que sentar cada alumno hasta el protocolo de entrada y salida al aula.

Del mismo modo que existe un protocolo universitario para la realización de los exámenes presenciales, existe otro protocolo para la realización de los mismos para las personas contagiadas -cuando pasen la enfermedad- así como para aquellos contactos estrechos o convivientes de otros positivos ajenos a la universidad o no. Así, los decanatos universitarios se ponen en contacto con los afectados para aplazar la fecha de examen y si o si hacer el examen presencial, poniendo fin así al dilema de los exámenes universitarios, y es que, a pesar de las aglomeraciones, de las denuncias de los universitarios, las advertencias de los sindicatos y los responsables políticos así como del constante goteo ascendente de casos positivos y fallecimientos por COVID-19, los exámenes universitarios han sido, están siendo y van a ser de manera presencial.

Destacados