Dalmau dice que su decisión de dejar el Consell es "firme" y presupone que le sustituirá Héctor Illueca

El vicepresident assenyala que és Puig qui ha de decidir els terminis del canvi i defensa que el Botànic està "a prova de bombes"

Guardar

El vicepresidente segundo del Consell y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau, ha asegurado este martes que no hay marcha atrás en la decisión "firme" que comunicó la pasada semana al 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, de dejar su cargo en el Consell, y ha dado por hecho que el director de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social del Gobierno, Héctor Illueca, le sustituirá en su puesto.Esta es su propuesta, que trasladó a Puig y a Podem, y cree que así será refrendada por los órganos del partido, con quienes ha hablado, al igual que con su coordinadora general en la Comunitat Valenciana, Pilar Lima, y a nivel estatal. "Podem tiene claro que Illueca es muy buen candidato para sustituirme", ha dicho, y aunque hasta que el nombramiento no pase por los órganos oportunos no será definitivo, entiende que esta propuesta será la que haga la formación morada.Asimismo, ha señalado que ya lo habló con el propio Illueca, a quien ha agradecido que dé un "paso adelante". En esta línea, asegura que el partido "no tendrá ningún problema" con este nombramiento si no más bien que estarán "muy satisfechos" con él, al tiempo que ha alabado la capacidad de gestión y preparación de su sustituto.Así lo ha afirmado en un acto en Sagunto (Valencia), donde ha presentado el Plan de Mediación Social puesto en marcha por la Conselleria en los grupos de vivienda pública del municipio, en su primer acto de atención a medios desde que la pasada semana se conoció que estaba sopesando dejar el Consell.Preguntado por su relación con Lima, si bien ha admitido que todas las relaciones pueden tener "altibajos", son "correctas, de confianza mutua y esto se debe hacer". "No he oído una voz que diga que no se han hecho las cosas como debían", ha dicho, y ha querido "sacar pecho" de ese trabajo realizado en su departamento y de la comprensión generalizada recibida ante su anuncio.En esta línea, no ha querido entrar en si en el segundo plano entran las diferencias internas en Podem ya que ha defendido que "la principal razón" es que se abre una nueva etapa de consolidación de sus políticas, tras considerar que con la primera parte de esta legislatura se ha "agotado" un ciclo, en especial tras la pandemia de covid.Así, sostiene que las diferentes sensibilidades en los partidos se deben quedar en el seno interno porque la gente lo que debe tener son soluciones y a eso se debe dedicar la política. "Desde ese punto de vista, las cuitas internas deben quedarse ahí", ha dicho, y ha defendido que siempre ha sentido el apoyo de su partido, también en el ámbito estatal, y ha recordado que procede de un "proceso de consenso muy grande, que se hizo hace tres años", cuando las distintas sensibilidades de Podem le llamaron para una candidatura de unidad a la que se unió EUPV.

LOS PLAZOS DEPENDEN DE PUIG

"La decisión no es urgente pero sí firme y está tomada desde hace tiempo", ha incidido, para señalar que es Puig quien, en el marco del gobierno autonómico, el que debe decidir los plazos para el cambio, algo que cree que no se alargará.El vicepresidente segundo ha defendido que hace tres años inició una trayectoria política "muy importante", la más importante que ha llevado a cabo en su vida, como candidato de Unides Podem en unas elecciones en las que la coalición logró ocho diputados y entró por una vez en un gobierno de progreso que, posteriormente, tuvo su espejo en el ejecutivo central.Según Dalmau, han sido tres años "muy intensos, duros" donde se ha dejado "la piel" para trabajar por las personas en una cartera "tan novedosa" como Vivienda, cuyas políticas quiere que ahora se consoliden de la mano de Illueca.En esta línea, ha señalado que su decisión "muy meditada" de volver como profesor de Derecho Constitucional de la universidad es "firme" y responde a la necesidad de "pasar una página" y "fortalecer" las políticas desarrolladas y de las que cree que son "imposibles de volver atrás" tras la pandemia.A su juicio, en este tiempo se ha creado una "vía valenciana" de vivienda, un nuevo paradigma, que es referente España y Europa, se ha "acabado un ciclo" y se requiere una consolidación, que la hará "perfectamente" Illueca, quien no cree que vaya a hacer cambios en la Conselleria."Vemos como una excepcionalidad lo que debería ser la normalidad", ha expuesto, y ha añadido que siempre ha defendido que "la normalidad debería ser que una persona con su oficio llegara a la política, se dejara la piel en ella como hemos hecho y después regresara" a su trabajo. Así, sostiene que siempre ha sido de esta opinión y que así lo entiende también Podemos.

"A PRUEBA DE BOMBAS"

Para el conseller, su marcha debe de "beneficiar" al Botànic, del que ha asegurado que es un Gobierno "a prueba de bombas" sin que nada pueda "amenazarlo". "Por encima de cualquier otra decisión esta siempre el Gobierno de progreso y que haya un Gobierno que gobierne para las personas", y en el que esté garantizada su "fortaleza", tras años de mandato del PP en la Generalitat.En esta línea, ha destacado el trabajo realizado en el Consell tanto por su departamento como por el área que dirige Rosa Pérez Garijo, de EUPV. A su juicio, ambos han sido "la fuerza que ha garantizado seis años de Botànic", primero con el apoyo parlamentario y luego como parte del ejecutivo autonómico.Martínez Dalmau ha aclarado que no se va "decepcionado" con la política sino "más convencido" de que es el "instrumento para vivir cada vez mejor" y la ve como un "mecanismo de emancipación que nos ha servido para una sociedad más justa" y ha recalcado que se va de la Conselleria sin que haya habido "un solo caso de desahucio en dos años en el que no se haya buscado alternativa habitacional". "Nos vamos con los deberes hechos y la consolidación de las políticas tiene que hacerse a partir de ahora con el compañero Illueca", ha concluido.
Destacados