València rinde homenaje a los 81 vecinos y 4 vecinas que fueron confinados en campos de concentración nazis

Guardar

Plaza Ayuntamiento de València - Xisco Navarro
Plaza Ayuntamiento de València - Xisco Navarro

La ciudad de València ha recordado este jueves a los 85 vecinos (81 hombres y 4 mujeres) que fueron confinados en campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial, y acabaron como víctimas directas del fascismo. El alcalde, Joan Ribó, ha defendido durante el acto de homenaje la importancia de la memoria histórica como “antídoto contra el fascismo”, y ha asegurado que, “el futuro necesita afecto, necesita consensos y diversidad; pero, sobre todo, necesita memoria para no caer en los errores del pasado”.

Acompañado de la consellera de Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo, de la concejala de Cultura, Glòria Tello, y de otros miembros del equipo de gobierno, el alcalde de València, Joan Ribó, ha participado en el acto de entrega de los “Taulells de la Memoria” en homenaje a las víctimas del Holocausto de la ciudad de València, una iniciativa de la Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, denominada “Construyendo memoria” que, desde el año 2018, rinde homenaje a las víctimas valencianas del régimen nacionalsocialista alemán.

Tal como ha recordado Joan Ribó, “Mauthausen fue el triste destino de miles de republicanos españoles, 7.532 exactamente, la mayoría de los cuales habían atravesado la frontera francesa en los últimos meses de la Guerra Civil y pasaron a formar parte del ejército francés o se integraron en la resistencia francesa; también había mujeres y niños procedentes de los campos de refugiados del sur de Francia. Pero solo 2.335 salieron vivos”.

El 5 de mayo de 1945 las tropas aliadas liberaron el campo de concentración de Mauthausen, y fueron recibidas por una pancarta, en castellano, que decía “Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas liberadoras”, colgada a la puerta de la fortaleza por los prisioneros que habían tomado el control del campo tras la huida apresurada de los soldados alemanes. La mayoría de las personas prisioneras eran españolas, lo que explica esta escena singular, que quedó recogida en una célebre fotografía del servicio de propaganda del ejército de los Estados Unidos. En recuerdo de esa fecha, el gobierno español estableció el 5 de mayo como día oficial para evocar las víctimas españolas del nazismo.

El alcalde ha recordado que en nuestra ciudad fueron 85 las personas “que no solo tuvieron que exiliarse en Francia, sino que cayeron en manos de la maquinaría represora nazi con el visto bueno del régimen franquista”. Un total de 81 hombres y 4 mujeres, de los que sólo 27 sobrevivieron, acabaron en los campos de Ravensbrück, Auschwitz, Mauthausen y Gusen, cuyos nombres se han podido rescatar gracias a trabajos de investigación, que han permitido realizar un llamamiento público por parte del Ayuntamiento para encontrar a familiares y personas allegadas. “Cinco familias han respondido y están aquí con nosotros”, ha destacado Ribó, quien ha transmitido “su agradecimiento y más profundo respeto en nombre de la Corporación”.

En parecidos términos se ha manifestado la consellera Rosa Pérez Garijo, quien ha explicado que con el homenaje de hoy a 85 hijos e hijas de València, de las más de 650 víctimas valencianas, “alcanzamos los 514 taulells entregados a los ayuntamientos con los nombres y apellidos de los valencianos y las valencianas que padecieron aquel horror, 77 años después de la liberación de unos campos de donde la mayoría no pudo salir nunca”. “El régimen nazi –ha afirmado Pérez Garijo- representó el terror total, y los campos de concentración y exterminio fueron la culminación de un sistema basado en la explotación y la eliminación de grupos humanos enteros”.

La consellera ha afirmado que siempre habrá quien pida pasar página, mirar al futuro y dejar de remover el pasado, “pero nosotros no estamos dispuestos a que esto suceda”, ha subrayado. “Hoy hacemos justicia” a su memoria y hacemos nuestras unas biografías que son auténticas lecciones de vida”, ha manifestado, y ha concluido señalando que gracias a su lucha por la libertad “hoy podemos ser libres, y eso no debemos olvidarlo nunca”.

Finalmente, la concejala de Patrimonio y Recursos Culturales, Gloria Tello, ha asegurado que hoy “es el día de recordar a las personas que hay detrás de este gran ejercicio de memoria histórica y de reparación moral”, y ha destacado el exhaustivo trabajo de documentación y de recogida de testigos que ha efectuado el Museu d’Història de València con los familiares que han decidido participar en este acto. De hecho, Tello ha dedicado su discurso a la peripecia vital concreta de una de las personas confinadas en un campo de concentración, Santiago Martínez, nacido en una familia de cinco hijos en la calle Borrull, cuya biografía ha podido ser rescatada gracias a la colaboración de su sobrino, Juan Martínez Giménez, quien ha colaborado en el proyecto “València i la seua gent” que lleva a cabo el Museu d’Història de València. La historia de Santiago Martínez ha ilustrado “el recuerdo de las otras víctimas y el de las miles de personas valencianas y españolas que sufrieron experiencias parecidas”, tal como ha subrayado la concejala.

Destacados