Se abre el plazo de solicitud de subvenciones para los centros escolares de València que quieran participar en el proyecto 50/50

Guardar

aula
aula
Todos los centros escolares públicos de Educación Primaria de la ciudad interesados en participar en el programa 50/50 de ahorro energético y de agua potable pueden formalizar ya sus solicitudes, durante un periodo de 30 días, una vez publicada la convocatoria en el BOP (Boletín Oficial de la Provincia de València), tras su aprobación el pasado 20 de mayo por la Junta de Gobierno Local. Se trata de una iniciativa para promover la sensibilización de los centros escolares eficiencia y ahorro energéticos, que el Ayuntamiento impulsa a través de las concejalías de Emergencia Climática y Transición Energética, y de Gestión de Recursos.Un total de 15 centros escolares contarán con esta subvención para el curso 2021/22, que asciende a 103.134 euros en total. Los centros serán seleccionados a partir de la valoración que una comisión realice de sus propuestas, a las que otorgará un máximo de 30 puntos en función de la carta de motivación que presenten, así como de si no han sido seleccionados en ediciones anteriores y de la cantidad de personal del centro que se comprometa a participar en la ejecución del proyecto.Tal como han señalado el concejal de Emergencia Climática y Transición Energética, Alejandro Ramon, y la concejala de Gestión de Recursos, Luisa Notario, esta convocatoria se enmarca en las políticas de lucha contra el cambio climático impulsadas por el Ayuntamiento de València y en la voluntad del gobierno municipal para consolidar este proyecto en los colegios de la ciudad, para sensibilizarlos y conseguir que los hábitos que les permitan ahorrar energía y agua potable después se repliquen en los hogares del alumnado.La finalidad última de la propuesta es lograr reducir el consumo energético (electricidad, gas y otros combustibles, y de agua potable de la red municipal) mediante una serie de medidas de ahorro implantadas en los centros. Cada colegio participante recibirá una cantidad igual al ahorro neto global positivo conseguido (la mitad, a fondo perdido; y la otra mitad para sufragar medidas de eficiencia energética que tendrá que ejecutar el colegio público).El concejal Alejandro Ramon ha puesto el acento sobre la importancia de "concienciar al alumnado sobre la importancia de la lucha contra el cambio climático y la transición energética". El delegado ha subrayado los tres beneficios que se derivan de este programa: "el ahorro energético derivado a la introducción de buenas prácticas, la recompensa económica que se podrá invertir en los centros y, la concienciación de la importancia de hacer un buen uso de la energía y poner en práctica hábitos sostenibles y que hagan de nuestro entorno un lugar más saludable y sostenible".Por su parte, la concejala Luisa Notario ha explicado que esta iniciativa municipal se desarrolla en la misma línea de trabajo en materia de eficiencia energética que lleva a cabo el Ayuntamiento en diferentes ámbitos (implementación de tecnología eficiente en el alumbrado público y en los edificios municipales, uso de energías renovables para el consumo del propio ayuntamiento o impulso al despliegue de cargadores eléctricos en la ciudad, entre otras). Tal como ha reiterado la delegada, "es necesario cambiar los hábitos en el ámbito privado y este programa es una estupenda herramienta para entrar en los domicilios particulares a través de los más pequeños y las más pequeñas de la casa, haciéndoles protagonistas en la consecución de ahorros de consumos de energía y agua en sus centros escolares". "La enseñanza que obtienen de esa experiencia –ha añadido- los convierte en embajadoras y embajadores energéticos".
Destacados