El retén de la Policía Local del Cabanyal se ubicará entre las calles Escalante y José Benlliure

Guardar

Esta misma semana, la Concejalía de Protección Ciudadana adecuará el nuevo retén de la Policía Local en el barrio del Cabanyal. Será entre las calles Escalante, 198-200, y José Benlliure, 165-167, en un espacio acordado con el vecindario, tras el estudio de operatividad realizado por el cuerpo policial. Así lo ha explicado esta mañana la concejala Anaïs Menguzzato, durante la reunión que ha mantenido con los y las residentes en la zona y representantes de colectivos ciudadanos.

Se trata de un retén habilitado sobre un espacio de 300 metros cuadrados que, por su ubicación en la denominada ‘zona cero’, se espera que tenga gran visibilidad y produzca un marcado efecto disuasorio. Asimismo, la concejala ha destacado la operatividad y la capacidad de maniobra que permitirá a los agentes este espacio. El retén funcionará de manera indefinida.

Menguzzato ha celebrado hoy una reunión conjunta con las entidades vecinales, sociales y responsables de la Séptima Unidad de Distrito de la Policía Local, la del Marítimo, para darles a conocer las novedades. El retén, ha asegurado la concejala, será ubicado y empezará a funcionar esta misma semana, una vez se ultimen los últimos detalles de habilitación.

“El objetivo –ha explicado la delegada- es ser más efectivos en nuestro trabajo”. Para ello, por ejemplo, se ha decidido mejorar los turnos, de manera que el trabajo de mañanas, que realizan 3 policías de barrio, incluirá también servicios como acompañamiento de los servicios municipales limpieza, o control de menores para evitar casos de absentismo escolar. Además, se va a mejorar y reforzar con más agentes, la acción en la franja tarde-noche, donde se detectan más conflictos y problemas de convivencia.

De manera paralela, “queremos mantener una comunicación constante entre el trabajo de la Policía Local y de los Servicios Sociales municipales”, ha asegurado Menguzzato, quien ha recordado que “las personas que reciben ayudas municipales también tienen obligaciones comprometidas; y por eso es importante el trabajo de conexión entre Policía y Servicios Sociales para más efectivos y transformadores en nuestra tarea”.

Durante la presentación del retén ante los medios de comunicación, la concejala de Protección Ciudadana se ha referido también a la labor de cierre de chatarrerías, de las que ya se han precintado las de mayor volumen. “Esto ha sido muy bien valorado por los vecinos porque ha redundado en mejoras, –ha señalado Menguzzato- pero ahora nos encontramos con otra realidad: que algunas de las que quedan por cerrar son usadas como viviendas y, en muchos casos, hay menores en ellas. Eso hace que el trabajo sea más complejo y más largo, porque ya no se trata sólo de una actuación de los servicios de Policía y de Actividades, que son más ágiles, sino que también hay que actuar en colaboración con los Servicios Sociales”. Asimismo, en las últimas semanas se han liberado 11 inmuebles municipales, también en coordinación con Servicios Sociales, “que se han recuperado y que serán rehabilitados en breve”.

“Todo esto responde al compromiso adquirido con el barrio, que esperamos que dé sus frutos”, ha concluido la concejala. El retén se instala de manera indefinida y supone ampliar el número de agentes destinados en el Cabanyal.

Destacados