¿Cómo protegernos ante una ola de calor?

La tercera edad, personas discapacitadas y menores de 5 años, colectivos de riesgo

Guardar

Mujer protegiéndose del sol con un abanico en la plaza de la Virgen durante una ola de calor
Mujer protegiéndose del sol con un abanico en la plaza de la Virgen durante una ola de calor

La provincia de València afronta la primera gran ola de calor del año, con termómetros que pueden superar los 40 ºC el domingo en algunas zonas del interior. 

La tercera edad, las personas discapacitadas y los menores de 5 años son los colectivos de más riesgo y los que acusan estas temperaturas extremas, a los que se unen las personas con enfermedades crónicas y aquellas que realizan trabajos físicos intensos en las horas centrales del día.

Por ello, tanto estas personas como el conjunto de la sociedad en general debemos tomar diversas medidas para protegernos de estos valores cada vez más comunes en nuestro territorio.

¿Cómo nos protegemos del calor?

Con la llegada de estas altas temperaturas las autoridades recomiendan evitar salir de casa entre las 12 del mediodía y las 18 horas, reducir la actividad física y permanecer en espacios ventilados o acondicionados, abriendo únicamente las persianas y ventanas por la noche.

En el caso de la ropa, se recomienda el uso de tejidos naturales, prendas ligeras y holgadas, de colores claros, sombrero, gafas de sol y cremas protectoras solares.

Los alimentos deben estar en el frigorífico y debemos estar atentos a las medidas higiénicas de conservación. Asimismo, se deben beber más líquidos, sin esperar a tener sed, sobre todo agua y zumos de fruta ligeramente fríos. Además, hay que evitar las comidas copiosas, comiendo menos cantidad más veces al día. Tampoco se recomiendan las comidas calientes, mejor las verduras y frutas, y hay que evitar el consumo de bebidas alcohólicas.

Por lo que respecta al uso del vehículo, no hay que dejar en el interior del coche a niños o ancianos con las ventanillas cerradas.

Dos personas refrescándose en València
Dos personas refrescándose en València durante una ola de calor

¿Cómo reconocer un golpe de calor?

Podemos reconocer que estamos ante un episodio de golpe de calor cuando aparecen nauseas, vómitos, dolor de cabeza, piel caliente y enrojecida, aumento de la temperatura corporal por encima de 40 ºC, inestabilidad al andar y mareos, pudiendo llegar, en los casos más extremos, a tener convulsiones y entrar coma.

El calor, por otro lado, también puede hacerse notar a través de calabres, agotamiento o deshidratación.

¿Qué hacer ante un golpe de calor?

Si estamos sufriendo un golpe de calor es esencial contactar con las emergencias sanitarias mediante el 112. Mientras esperamos la llegada de ayuda, hay que mantener al enfermo a la sombra, en un lugar lo más fresco posible, y quitarle la ropa.

En el caso de que el enfermo esté consciente, se le puede dar abundante agua y refrescar con agua fría o hielo la cara y axilas, nunca hay que meter todo su cuerpo en una bañera o piscina.

Si, por lo contrario, está inconsciente hay que colocar al enfermo tumbado de lado, con las piernas flexionadas y no hay que proporcionarle líquidos.

Archivado en:

Destacados