Educación y el Pla Edificant avanzan en el uso eficiente y 'verde' de energía

La millora de l'eficiència energètica és una de les actuacions més habituals a través del pla de la Conselleria per a millorar els centres

Guardar

En la pasada legislatura ganó importancia y en este se ha convertido en uno de los ejes. Hacer de la Comunitat Valenciana un territorio 'pionero' o "que lidere", como señaló la Consellera de Emergencia Climática, Mireia Mollà, la lucha contra el cambio climático. Una lucha que puede llevarse desde diversos ámbitos, también desde la educación; no sólo desde las enseñanzas a niños y niñas, sino las infraestructuras de los centros escolares valencianos.

Desde la puesta en marcha del Pla Edificant, ya hay cerrados más de 500 millones de euros. Una cifra que aumenta de forma continua y cuya línea actual llega hasta los mil millones de euros. A falta de actualizar los últimos meses, hay en marcha o se iban a iniciar 402 actuaciones a través del plan. Desde construcciones nuevas de colegios, hasta "actuaciones menores" de unos miles de euros.

Sin embargo, tanto en centros nuevos como en gran parte de los que hay obras de menor calado hay un punto común; la eficiencia energética. Desde la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte, señalan que la actualización de los centros para tener una mejor "eficiencia" energética es muy común.

Ejemplo de ello son adjudicaciones ya en marcha, como las cuatro obras del verano a través del Pla en Riba-roja; con una inversión de casi seis millones de euros, se contemplaba también este aspecto, hasta la instalación de placas solares en uno de los institutos. Un caso parecido al de Quart de Poblet, que con Edificant realiza 41 actuaciones que contemplan, de nuevo, hacer un mejor uso de la energía.

Un punto común en gran parte de los centros, señalaron desde Conselleria, es la sustitución de la iluminación por una más moderna LED, que disminuye en gran medida el consumo de Kw/h.

Actualización

El Pla Edificant, de forma añadida a su intención de agilizar las necesidades de las infraestructuras escolares valencianas, ayuda a mejorar en sostenibilidad. El pasado mes Comisiones Obreras señalaba que la mayoría de centros construidos antes de 2014 "no son sostenibles". Un dato que mejora, tras el traspaso de competencias a los ayuntamientos para que redacten los planes, al ejecutar las mejoras con el Pla.

La intención del Consell es que, entre nuevas construcciones y actualizaciones, los centros dependientes de la Conselleria de Educación cumplan con la eficiencia energética antes de finalizar la legislatura. Tanto es así, que ha iniciado ya un programa piloto con 26 centros; en ellos, repartidos por todo el territorio, se han instalado luces LED, sensores para regular la intensidad lumínica según la necesidad y placas solares. También se han cambiado las calderas de gasóleo, que proporcionan la calefacción a los centros, por calderas de condensación.

Estas medidas, coordinadas por la Dirección General de Infraestructuras Educativas, busca, junto a fondos del FEDER, disminuir al máximo las emisiones de CO2 de los centros educativos.

Más global

Aunque estos edificios competen a Educación, desde Presidencia de la Generalitat se anunció un plan en esta misma dirección. Según señalo el President de la Generalitat, Ximo Puig, la legislatura cerrará en 2023 con una "emisión neutra", es decir, con una producción suficiente de energía verde -para autoconsumo y posible sobrante- como para compensar las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Se trata de un plan que atañe al ya iniciado en los actuales 534 centros de Educación, pero también a los hospitales y edificios del resto de Consellerias.

Destacados