El ocio y el entretenimiento piden dar más pasos al frente en la desescalada

Reclamen equiparar-se a l’oci nocturn per a ampliar el seu horari i evitar més pèrdues

Guardar

Festival Les Arts
Festival Les Arts
La Comunitat Valenciana ha dado un paso adelante este lunes con un paquete de restricciones más flexible que se alargará hasta el 27 de septiembre, pero no es suficiente. Al menos así lo considera la industria valenciana de la música en directo y otros sectores relacionados con el ocio y el entretenimiento, como las salas de bingo o los salones de boda. Y es que la reapertura del ocio nocturno ha supuesto oxígeno para miles de familias que viven de estos negocios, pero también la esperanza de otros sectores para una vuelta a la normalidad a corto plazo.Tal y como anunció el pasado lunes el president de la Generalitat, Ximo Puig, el ocio nocturno ya tiene luz verde para levantar persiana y este fin de semana serán muchas las personas que vuelvan a los locales. Sin embargo, lo harán con muchas condiciones: consumo en mesa, aforo máximo del 50% en el interior del local, un máximo de ocho personas por mesa, cierre a las 03:00 horas (pedidos de consumiciones hasta las 02:30 horas) y no se permite el baile ni la realización de karaokes.En el caso de las actividades recreativas de azar, deben cumplir con la normativa vigente de la hostelería, lo que supone cerrar a las 00:30 horas. Por ello, las salas de bingo y entretenimiento han reclamado a la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública que se les equipare al ocio nocturno para poder ampliar así su horario, según un comunicado de la Federación de Ocio, Turismo, Juego, Actividades Recreativas e Industrias Afines de la Comunitat Valenciana (FOTUR) y la Asociación Autonómica Valenciana de Empresarios de Juegos Legalizados (EJUVA).Ambas organizaciones señalan que no es lógico que las personas usuarias tengan que abandonar los locales a las 00:30 horas cuando su horario está regulado por la normativa de juego, que permite cerrar a las 03:00 horas entre semana y a las 04:00 horas los viernes, sábados, domingos, vísperas de festivos y en verano.Rober Solsona Rober SolsonaTambién insisten en que son espacios "muy amplios y pueden cumplir las medidas de distanciamiento entre mesas", así como que tienen "un riguroso servicio específico de administración con vigilantes de seguridad que controlan los accesos y el aforo.

Disfrutar de la música en directo de pie

A esta reivindicación tan clara se une la industria valenciana de la música en directo, que exige "avances claros en la desescalada". Actualmente solo es posible disfrutar de un concierto o un festival sentados, al igual que se establece ahora con las discotecas y locales nocturnos. Una cuestión por la que estas empresas se sienten "maltratadas"."La música en directo vive estigmatizada, penalizada y abocada a una situación de incertidumbre que dura ya más de un año y que ha provocado una caída del consumo cultural en más del 40 por ciento", ha manifestado FOTUR, que añade que el sector "genera varios cientos de millones al año de ingresos directos y miles de puestos de trabajo". La pandemia ha provocado una caída del 80% en la facturación anual.En este caso, reivindican retomar las mesas de trabajo que se acordaron en mayo con la titular de la Conselleria de Sanitat, Ana Barceló, y poner sobre la mesa ampliar los aforos aún más, tener público de pie, con certificados de vacunación y con todas las medidas preventivas necesarias. En junio se paralizaron estas mesas, aseguran desde FOTUR.

Ocio en los banquetes

Y cómo no, los salones de bodas y eventos no han visto con buenos ojos que no se les equipare tampoco con el ocio nocturno. Con la normativa actual que se extenderá hasta el 27 de septiembre, deben funcionar como hostelería y cerrar a las 00:30 horas, por lo que en las celebraciones se debe salir de estos espacios para poder disfrutar de música, animación y baile. "No tiene ningún sentido que los comensales tengan que abandonar el salón a las 00:30 horas para continuar la fiesta en otros espacios no reglados como se viene desarrollando hasta la fecha", aseguran, en referencia a los botellones.Así, insisten en conseguir ampliar horario para dar más margen de maniobra y que las celebraciones se acerquen más a lo que eran antes de la pandemia. Las personas invitadas, ponen como ejemplo, ya están identificadas, lo que ayudaría a atajar brotes de coronavirus si fuese el caso.El pasado lunes, tan solo un día después de despedir las Fallas de 2021, Puig anunció la vuelta del ocio nocturno, el fin del toque de queda y del límite de reuniones sociales y una ampliación de aforos en grandes eventos, entre otras flexibilizaciones. Y como ya había avanzado, el objetivo del Consell es permitir que las fiestas populares, entre ellas los Moros y Cristianos, se celebren gradualmente con la mayor seguridad posible y que el 9 d'Octubre sea un escenario de "máxima libertad" con al menos el 90% de la población vacunada.Así, será el 27 de septiembre cuando se revise el efecto de las actuales medidas en la próxima Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la COVID-19.
Destacados