Los empresarios de Gürtel financiaron ilegalmente el PP valenciano

Nou empresaris han confessat els seus pagaments il·legals per a sufragar despeses del PP en les campanyes electorals de 2007 i 2008, després de pactar amb la fiscalia la rebaixa de les seues penes

Guardar

Las primeras asunciones de culpa no se han hecho esperar. Los empresarios imputados por el caso Gürtel han admitido hoy en la Audiencia Nacional que pagaron en B a la trama para financiar los actos electorales del Partido Popular de la Comunitat de Francisco Camps en 2007 y 2008.

Los nueve empresarios habían alcanzado previamente un acuerdo con la Fiscalía Anticorrupción para rebajar las peticiones de penas de cárcel inferiores a dos años por multas económicas. Por eso han sido los primeros en declarar y han reconocido los hechos en la batería de preguntas de la representante de la Fiscalía, Myriam Segura. Solo han respondido a sus preguntas y a las de sus propios abogados.

De esta forma, han confirmado haber pagado a la empresa de Francisco Correa, Orange Market, por trabajos que nunca se realizaron y haber asumido las deudas que el PPCV había contraído con esta, haciendo constar que Orange Market había prestado los servicios a sus empresas, en lugar de a la formación política. Según sus declaraciones, fue la empresa de Correa la que emitió las facturas falsas sobre estos servicios que nunca se llevaron a cabo.

La fiscal ha recordado que estos empresarios fueron beneficiarios de contratos públicos con la Administración pública valenciana. No obstante, estos hechos concretamente no se juzgan en esta pieza de Gürtel.

El dinero que presuntamente aportaron los empresarios al PP es de 1,2 millones, que es una parte de los 2 millones que, según la Fiscalía, el partido político pagó en negro a Orange Market. Y a esta cantidad, hay que sumar 1,4 millones de gastos no electorales. Por tanto, se cifra en 3,4 millones la financiación irregular del Partido Popular.

Los nombres

El primero en asumir los hechos ha sido Gabriel Alberto Batalla, que pagó 110.000 para sufragar actos de merchandising durante las campañas del ex president de la Generalitat Francisco Camps. Después, el alicantino Enrique Ortiz –empresario conocido por su acusación en el caso Brugal y el hundimiento del Hércules CF– ha admitido que pagó servicios que Orange Market prestó al PP. Y concretamente financió actos electorales de Mariano Rajoy para las generales de 2008.

José Francisco Bevia, empleado del anterior, y Vicente Cotino, sobrino del ex presidente de les Corts Juan Cotino, también lo reconocen. Este segundo pagó 150.000 euros a Orange Market para correr con gastos de las elecciones generales de 2008.

Enrique Gimeno, por su parte, ha reconocido pagos a la empresa de Francisco Correa por un montante de 350.000 euros a causa de unos servicios encargados y adeudados por el PP. Asimismo, Antonio y Alejandro Pons han admitido pagar a Orange Market para hacer vallas publicitarias a raíz de las elecciones de 2008. Y finalmente, Rafael y Tomás Martínez Berna completan la lista.

Destacados