Camporrobles cumple un año sin servicio ferroviario

Los manifestantes reivindican el derecho a un tren público, social y sostenible

Luna Mata

Guardar

Manifestación en la Estación del Norte por los servicios ferroviarios de Adif - Luna Mata
Manifestación en la Estación del Norte por los servicios ferroviarios de Adif - Luna Mata

Centenares de personas se han reunido este 7 de enero en la Estación del Norte de València para denunciar a Adif públicamente. La reciente supresión de la línea que conectaba a Utiel con Cuenca, la creciente inversión en el AVE a costa de incomunicar zonas del interior y el mal servicio de cercanías han provocado un gran malestar en muchas localidades valencianas.

Los ciudadanos de las poblaciones afectadas por las modificaciones exigen que se reestablezca el servicio ferroviario que había antes de la pandemia, con una plantilla suficiente que garantice un servicio de calidad con más frecuencias de trenes y la reorganización de horarios.

Manifestación en la Estación del Norte por los servicios ferroviarios de Adif - Luna Mata
Manifestación en la Estación del Norte por los servicios ferroviarios de Adif - Luna Mata

Así mismo, los manifestantes reivindican la necesidad de optimizar los servicios de cercanías - que ha cerrado el 2021 con un 61% menos de usuarios que hace 12 años - y de media distancia para que sean más respetuosos con el medio ambiente e inclusivos. Para ello, manifiestan la necesidad de un plan integral de sustitución de vehículos, dado que algunos de ellos tienen más de 40 años de antigüedad.

 

“¡Camporrobles quiere tren!”

Camporrobles, el último pueblo de provincia de València, cumple un año sin tren. La alcaldesa de la localidad, Inmaculada Alemany afirma que los habitantes del pueblo “no pueden desplazarse a la capital de provincia ni a los pueblos vecinos con un medio de transporte sostenible que vertebre el territorio”.

El 7 de enero de 2021 se suprimió “temporalmente” la línea de tren que conectaba Utiel y Cuenca, en la que una de las paradas era la de Camporrobles, bajo el pretexto de la borrasca Filomena que azotó el país un año atrás. Sin embargo, desde los inicios, los colectivos de defensa del ferrocarril denunciaron lo que se vaticinaba como una estrategia del MITMA y de Adif para cerrar la línea.  En palabras de la alcaldesa, “era la crónica de una muerte anunciada” porque durante 30 años “ningún gobierno ha realizado inversiones en la línea y la infraestructura se ha visto deteriorada”.

Manifestación en la estación de tren de Camporrobles - Luna Mata
Manifestación en la estación de tren de Camporrobles - Luna Mata
 

Durante los tres primeros meses, los habitantes de Camporrobles permanecieron incomunicados ya que no se ofreció un servicio de autobús alternativo. Y, aunque hoy en día sí existe este servicio, “el minibús no es nada práctico porque muchas veces va lleno y los vecinos no pueden hacer uso de él”, declara la alcaldesa. Y, además, al circular por “una carretera comarcal en muy mal estado”, no termina de ser la mejor alternativa.

Es por ello que el 7 de cada mes, camporruteños y camporruteñas se reúnen en la estación de tren para manifestarse contra el cierre definitivo de esta parada en la línea que conecta València con Aranjuez. Tal y como reivindica la alcaldesa, “Camporrobles quiere tren y quiere ser cercanías; y no tiene sentido que seamos el último pueblo de la provincia y no dispongamos del servicio ferroviario que ha sido siempre el eje principal de transporte del pueblo”.  

Archivado en:

Destacados