Más de 300 niños y niñas han participado este año de la escuela de verano y el verano urbano de Meliana

Guardar

escola estiu meliana
escola estiu meliana
Durante el mes de julio, la Concejalía de Juventud y el Instituto Municipal de Cultura de Meliana (IMC) han organizado una nueva edición de la escuela de verano y del verano urbano.La actividad, muy consolidada en el municipio, ha recuperado cierta normalidad respecto de la edición del año pasado todo y la situación extraordinaria que todavía se está viviendo por la crisis sanitaria."El año pasado ya apostamos para dar continuidad a la actividad en una situación extraordinaria y cuando todavía no se había retomado la actividad educativa después del confinamiento. Esto supuso un esfuerzo muy importante en la aplicación de los protocolos que, este año, después de que los niños y las niñas los han tenido y los han aplicado durante todo el curso escolar, ha sido todo un poco más fácil, destaca la regidora de Juventud Rosa Peris.La oferta de actividades ha sido condicionada y adaptada de nuevo a las medidas de seguridad sanitaria vigentes. Aun así, se ha ofrecido una programación muy atractiva y diversa que ha permitido a los niños y las niñas volver a compartir el tiempo de verano y las actividades con gente de su edad.En este sentido, el regidor de Cultura, Josep Mateu, resalta los aspectos del proyecto realizado en la escuela de verano: "El IMC ha recuperado uno de los proyectos en que el juego ha sido el hilo conductor para dar coherencia a unas actividades muy diversas: manualidades, técnicas, juegos tradicionales y juegos de agua o el deporte".De nuevo, la actividad de este año ha sido concebida en dos quincenas y han participado más de 300 niños y niñas, 289 en la primera quincena y 160 en la segunda. Se ha contratado 22 monitores/nada y una coordinadora, con el apoyo del personal del Instituto Municipal de Cultura. Además, ha habido cinco monitores/nada para poder atender los niños y las niñas con necesidades especiales.Ha sido importando poder utilizar tanto las instalaciones del CEIP El Cristo como del conjunto del polideportivo, incluidas las piscinas, hecho que ha facilitado la distribución de los varios grupos y la generación de espacios propios y diferenciados. La actividad también ha ofrecido los servicios de escuela tempranera y de comedor y esto hace facilitado la conciliación, uno de los objetivos del proyecto que este año se ha podido recuperar.
Destacados