Héctor Cabrera: "Ser favorito no supone presión, prefiero disfrutar de la prueba"

El llançador d’Oliva arriba als Jocs Paralímpics com a primer del rànking en la seua categoria, la F12

Guardar

Héctor Cabrera Llácer, 22 años, debuta en unos Juegos Paralímpicos. Su presencia en Río no es ninguna sorpresa pues los resultados de los últimos años le avalan. Llega con la vitola de favorito. Tercero en el ranking de la prueba y primero de su categoría, al F12. Sin embargo, el de Oliva no considera que tenga más presión de la normal. Detectado de Síndrome de Stargardt (ceguera progresiva) con 9 años la vida le ha enseñado que hay que disfrutar y hacer lo que a uno realmente le importa. Siempre ligado al deporte y tras mucho esfuerzo busca lograr en Río su sueño, colgarse una medalla olímpica. Queda poco para que dispute sus primeros Juegos Paralímpicos. ¿Está ya preparado?

Preparado nunca se está ya que es una competición a muy alto nivel. Cuando llegue el momento, más en mi caso que nunca he estado, veremos cómo hemos llegado realmente. Seguimos  entrenando duro todos los días, aproximadamente unas cuatro horas, combinando mañana y tarde, intentando mejorar técnicamente y veremos que sale en Río.

En 2012 consiguió la mínima para participar en los Juegos de Londres pero finalmente no pudo ser. Desde entonces ¿cómo ha sido el camino hasta Río 2016?

Fue un duro golpe para mí no poder acudir a la cita de Londres 2012. Había conseguido lograr una mínima B pero tampoco me aseguraba que estuviera en los Juegos de Londres y sabíamos que existía la posibilidad de finalmente no ir, aun así supuso un duro golpe. A partir de ahí tenía en mente llegar a los Juegos de Río en las mejores condiciones, hemos trabajamos duramente. El camino no ha sido nada fácil, hemos tenido baches y complicaciones importantes como por ejemplo dos lesiones una en el pie y otra en el codo. El año pasado una de las causas para no llegar en las mejores condiciones al Mundial fue esa, concretamente la lesión del codo que nos tuvo parados seis meses.

¿En qué condiciones llega a Río?

Estamos llegando con las mejores condiciones, terceros en el ránking de la prueba, el primero en mi categoría que es la F12, los dos que tengo delante mío son de F13. Sabemos que tenemos posibilidades de conseguir una medalla pero nuestro principal objetivo es estar allí, disfrutar de la prueba, de nuestros primeros juegos y sabemos que somos jóvenes y con 22 años aún queda mucha carrera por delante. Si no salen las cosas en esta seguro que el Tokio nos llevamos la medalla.

Siendo tercero en el ránking, primero en su categoría… ¿nota la presión?

No me supone mucha presión, prefiero disfrutar de la prueba pero siempre vamos a tener en mente la posibilidad de obtener una medalla. En las pruebas nunca sabes lo que puede pasar. Estar tercero en el ránking te da posibilidad de medalla y eso también lo tenemos en cuenta. Los deportistas no van a la competición para verla sino para lograr una medalla. En caso de no lograr colgarme la medalla, que espero que no pase, de no subir al pódium no sería tampoco malo. Aunque siempre se dice, estaríamos igual de contentos pues sólo el hecho de estar allí ya es todo un éxito.

¿Qué significa Río?

Es la cumbre de un trabajo de 4 años, un trabajo muy duro. Haciendo un símil, creo que el coronar la gran montaña sería conseguir una medalla pero el trabajo está hecho y esperemos que dé sus frutos, que la competición nos salga bien y podamos acabar colocando la bandera española en lo más alto.

¿Qué le ha aportado el deporte a su vida?

Siempre he estado ligado al deporte. Desde los 5 años hasta los 11 jugaba al fútbol, me detectaron la enfermedad a los 9 años pero en parte tuve la suerte de ser pequeño porque eres un niño, no sabes lo que quieren decir los médicos. Los que más lo sufrieron fue mi familia, concretamente mi madre. Yo en ese momento lo único que me preocupaba era disfrutar, jugar, tener amigos, pasármelo bien… luego tuve la suerte de conocer a Julio Santo Domingo de la Once cuando entré a formar parte de la Organización y me dieron la oportunidad de estar en un campus de deporte y me enseñaron el camino de atletismo, no me quede encerrado en este deporte, también hice ciclismo… pero me enamoré de los lanzamientos de jabalina y sigo con ello.

Practicar deporte es un momento de liberación. El día a día de las personas no es nada fácil y en mi caso me ha aportado el poder llegar a una meta, el tener amigos, el estar tres o cuatro horas entrenando con unos compañeros que al final son como una familia. Al final lo que hace es desinhibirte de los problemas, de las complicaciones. Llegas a la pista a entrenar y sonríes cuando te salen bien las cosas y si salen mal pues a otra cosa… es una vía de escape

Muchas horas son las que le dedicas a la jabalina pero cuando no está en la pista ¿qué hace?

Estudio ciencias de la actividad física y del deporte en la Universidad de Valencia. Y mi vida estos últimos tiempos ha sido prácticamente estudiar y entrenar. He tenido que partirme la  carrera por la mitad para poder llegar lo mejor preparado a Río pues los días que no iba a clase entrenaba mañana y tarde. Se ve que nos ha ido  bastante bien, llegamos más fuertes que nunca y mejor preparados técnicamente. Mi vida al final consiste en entrenar, estudiar y disfrutar de la familia y de esos ratitos libres que tienes

¿De qué se siente más orgulloso?

Creo que del momento que más me siento orgulloso fue cuando gané la medalla en Swansea, creo que fue el momento de más satisfacción pues quedar Campeón de Europa con 20 años ya es  un salto a la élite. Ese es el momento que tengo más grabado, por lo menos hasta que compitamos en Río pues si logro la medalla tendría que cambiarte la respuesta…

Entonces su sueño es…

Conseguir la medalla olímpica.

Archivado en:

Destacados