Joan Fuster, el escritor que nunca dejó Sueca

Guardar

Esta semana se inauguró el Museo Joan Fuster. Con la colaboración del Ayuntamiento de Sueca, la Biblioteca de Cataluña, la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte y la Generalitat Valenciana, el Espai Joan Fuster del nuevo museo de la ciudad de la Ribera Baja, ubicado en la casa en la que vivió toda su vida, honra al escritor con documentos y piezas de su creación imprescindibles para los antiguos y nuevos valencianos.

La inauguración se llevó a cabo después de 25 años, pero el proyecto tenía mucho tiempo gestándose. Si esto no ocurrió antes fue porque el gobierno valenciano del PP bloqueó el proyecto una y otra vez. Por eso lo que sucedió el miércoles es un acto del que la Generalitat se puede sentir orgullosa al entender la gran “aportación a la cultura y al país” del intelectual, en palabras de Ximo Puig, quien tuvo la oportunidad de conocerlo.

Joan Fuster Sueca Museo valenciano¿Por qué Valencia y su cultura está tan ligada a Joan Fuster? En primer lugar, porque es el autor de Nosaltres, els valencians, reeditado hasta el día de hoy en muchas editoriales. Alejándose un poco de la línea narrativa de cuentos famosos como “Abans que el sol no creme” (sobre el arroz y su cultivo), este ensayo crucial de la cultura valenciana marca un antes y un después, ya que con su ánimo reunió a los valencianos y valencianas con el resto del mundo y otorgó una identidad reconocible a través de la lengua y la conciencia de la terreta.

Pero el factor definitivo para considerar el vínculo entre Fuster y esa explosión de Valencia al mundo que vivimos en esta época es la propia vida del autor. El escritor vivió desde los 8 años hasta el 21 de junio de 1992 en el número 10 de la calle Sant Josep. Nunca dejó su hogar y pudo hablar y escribir desde Sueca, “pueblo pacífico, ancho y desahogado”, donde incluso fue objeto de atentados con bomba en 1978, hechos que no lo amedrentaron para seguir produciendo sus ideas.

Como ha afirmado el conseller de Cultura en la inauguración, Vicent Marzá, la obra y la figura de Fuster es esencial para entender el devenir de la cultura española —también europea— y su relación con la ciudad del Túria. Con el museo que toma su nombre y que relata su vida, se cumple un objetivo en el año de Vicente Blasco Ibáñez, otro gran escritor valenciano, y se difunde su obra hacia las nuevas generaciones.

Archivado en:

Destacados