Meliana mejora el control de cámaras de la Policía Local

Se han invertido alrededor de 8.000 euros

Guardar

Cámaras en el Control de la Policía Local de Meliana
Cámaras en el Control de la Policía Local de Meliana

El Ayuntamiento de Meliana ha ejecutado una actuación de mejora del sistema de control de cámaras de vigilancia existente para los edificios municipales que se gestiona desde las dependencias de la Policía Local. La actuación ha consistido en la renovación de las cámaras, la actualización del software y la instalación de un monitor led específico para visualizarlas. Una inversión de unos 8.000 €.

El alcalde y responsable del área de Seguridad Ciudadana, Josep Riera, indica: "la actuación, de acuerdo con la normativa vigente, permite un mejor control de los diferentes edificios municipales, incluyendo el palacete que se encuentra al núcleo de Nolla". El resto de edificios son el edificio del Ayuntamiento, el Instituto Municipal de Cultura, las dependencias de la Policía Local y el Centro Cultural Rausell, el Conservatorio Municipal -ubicado al polígono de la Cerrada- y la Casa de la Cultura. Puntos de vigilancia que se mejoran notablemente con la renovación y actualización de las equipaciones.

Cómo explica el máximo responsable, "en una segunda fase, que se encuentra ya en marcha, incorporaremos varias cámaras en el polígono de la Cosa, dentro de las actuaciones del plan de mejora de polígonos industriales de la Consellería de Economía Sostenible que se está ejecutando". Unas cámaras que tendrán la función de garantizar la seguridad en zonas sensibles, como por ejemplo los accesos en el polígono, el paso para peatones del túnel del cementerio, los puntos de recarga eléctricos para vehículos, la zona inundable de la rotonda del camino del Barranquet o la seguridad viaria.

En esta línea mismo, añade el alcalde: "también están previstas en el proyecto del paso inferior para peatones, en la línea del metro a su paso por Meliana, que ha elaborado la Consellería de Obras Públicas". Este proyecto ya está redactado y ya ha pasado a la fase de licitación.

Finalmente, Riera concluye: "se trata de aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías para mejorar los aspectos de la seguridad ciudadana, pero dentro del marco normativo que, a la vez, nos obliga a garantizar la privacidad y las garantías ciudadanas". En el futuro se podría extender a otros ámbitos y edificios si se considera oportuno.

Archivado en:

Destacados