Situación de Okupas en Valencia

Guardar

television casa okupa
television casa okupa

A todos nos preocupa la situación de los okupas en nuestro país. Nos da pavor irnos de vacaciones, volver, y encontrarnos con la casa ocupada. Ellos no tienen ningún reparo en ocupar las casas, ya que la ley los ampara. Los okupas hoy en día tienen a veces más derechos que nosotros mismos sobre nuestra propiedad. De ahí nuestro miedo. Nos pasamos la vida trabajando para poder tener un hogar digno para que vengan otras personas, que no han trabajado nunca, y puedan hacerse dueños de esa casa que tanto esfuerzo nos ha costado tener. No es raro escuchar o leer noticias sobre casos de ocupación de casas. Y cada vez que lo hacemos nos invade el miedo y desespero. En Valencia hace un mes aproximadamente, un okupa fue absuelto por la Audiencia de Valencia porque alegó no saber que tenía dueño la vivienda y por no haber recibido requerimientos para el desalojo, aunque llegó a cambiar la cerradura para quedarse. La Fiscalía del caso ha mostrado seria preocupación por esta resolución judicial, ya que puede generar cierta alarma social entre los propietarios de pisos y casas, puesto que pueden sentirse completamente desprotegidos ante los asaltos de este tipo. Muchos propietarios han recurrido a cerrajeros en Valencia para fortalecer su sistema de seguridad con cerraduras mucho más robustas. No obstante, es irrisorio lo que ocurre en nuestro país con la situación de los okupas. Están llegando a un punto en el que, nosotros como ciudadanos, nos sintamos desamparados ante la ley y ante tal injusticia. En enero, mientras estamos viviendo uno de los momentos más difíciles de nuestras vidas debido a la Covid-19, el Gobierno ha modificado su propio Real Decreto-ley antidesahucios y exige ahora "violencia e intimidación" para poder desalojar a los okupas durante el estado de alarma. Esta nueva ley establece como requisito para expulsar a los okupas que la entrada o permanencia en el inmueble se haya producido mediante intimidación o violencia sobre las personas. Este cambio lo recoge el nuevo Real Decreto-ley 1/2021, de 19 de enero, de protección de los consumidores y usuarios frente a situaciones de vulnerabilidad social económica. En 2020, en España hubo casi 30.000 casos de ocupaciones ilegales documentados pendientes de resolución. Una cifra impulsada por el confinamiento, gracias a esas medidas de protección extra para personas que, debido a la nueva crisis económica crítica, no pueden ser expulsadas de la casa ocupada.

¿Qué debo hacer ante una situación de okupa?

A veces nos preguntamos, ¿cuándo hay que denunciar? ¿cómo debo proceder si me ocurre a mi?

Los okupas funcionan de la siguiente manera: una vez ocupan una vivienda intentan pasar desapercibido durante 72 horas, sin que el vecindario se dé cuenta de su presencia. Saben que necesitan este plazo puesto que la policía solo puede actuar si se declara la ocupación antes de las 48 horas. Por esa razón es importante hacer la denuncia antes de dicho tiempo. La policía después de esas 48 horas sólo podrá desahuciar con una orden judicial, que al okupa no le generará ningún coste, pero sí al propietario de la vivienda que puede verse involucrado en un proceso judicial largo de varios años. Pero no solo eso, sino que los propietarios no pueden cortar los suministros de luz, gas y agua, ya que el proceso de desahucio es bastante largo como ya hemos mencionado, y los okupas como mucho reciben multas de entre 3 y 6 meses. Como las leyes son un poco contradictorias es mejor intentar proteger la vivienda por nuestro propio pie, sin esperar ningún apoyo por parte de nadie. Una casa con alarma, y una cerradura más difícil de abrir es un problema para los okupas, ya que es una vivienda más inaccesible y se podría denunciar como allanamiento de morada. España se podría denominar el paraíso para los okupas, puesto que la debilidad de la legislación deja en volandas a todo aquel que tenga una propiedad en su poder.

Además, España es junto a Portugal el único país donde ocurren este tipo de asaltos sin aparentes consecuencias.

Destacats