Cómo involucrar a los niños en las labores del hogar

Guardar

siblings-817369_1920
siblings-817369_1920

Involucrar a los niños en las tareas cotidianas influye en el desarrollo de sus habilidades motoras y de coordinación de movimientos. Es una excelente forma de mantenerlos activos en lugar de ocupar su tiempo frente a las pantallas, por ejemplo. Y es que, la OMS hace énfasis sobre el tiempo en que los padres permiten que los niños utilicen la tecnología.

Consecuencias del uso indiscriminado de la tecnología

‘’Los aparatos electrónicos cumplen funciones importantes en la actualidad. Sin embargo, el uso indiscriminado puede traer consecuencias como la Dependencia Tecnológica. El individuo se hace dependiente de los teléfonos celulares, computadora, videojuegos, y tiene efectos emocionales y culturales’’, declara Jimena Quezada, colaboradora y redactora de la sección Crianza Efectiva de la plataforma SUPERGUAPAS.

La experta profundiza en la importancia de que los menores ayuden en las labores del hogar para disminuir el número de horas que pasan delante de un pantalla. Sostiene que la disminución del rendimiento académico, deterioro de la comunicación y aislamiento son algunas de las consecuencias del uso indiscriminado de la tecnología.

‘’En España, los niños pasan mucho tiempo frente a las pantallas de manera habitual. Algunos estudios incluso apuntan que los adolescentes pasan casi siete horas al día ante una pantalla por ocio. Entonces, ¿cómo frenar el tiempo que pasan frente a las pantallas? Involucrarse en las actividades del hogar", agrega.

¿Cómo involucrar a los niños en las tareas cotidianas?

Aprovechar la etapa del juego simbólico

Consiste en la capacidad del niño para imitar situaciones de la vida real. Esta etapa se desarrolla a partir de los dos años. Es una gran oportunidad para que colaboren con actividades sencillas. Por ejemplo, ayudar a colocar las servilletas en la mesa o la ropa en la lavadora.

Cuando cumplan una edad mayor pueden variar de tareas, colocando los platos en el lavavajillas, los cubiertos, entre otros. Se trata de un proceso de aprendizaje para desarrollar nuevos hábitos. Es importante agradecer su participación y explicarles cuán importante es su ayuda.

Adaptar la casa a los niños

Es fundamental adaptar la casa a los niños. De esta manera podremos facilitar el alcance de algunos objetos y, posteriormente, ellos puedan ir haciendo por sí mismos. No sirve de mucho colocar los vasos en los armarios más altos, por ejemplo. La autonomía es clave para los más pequeños.

Motivación, un ingrediente fundamental

La motivación nos ayuda a alcanzar nuestro objetivos individuales y grupales, o superar nuestras expectativas. Sin duda, la motivación es esencial para que los niños se involucren en las actividades del hogar. Podemos colocar pegatinas en los cestos de la ropa para clasificar la ropa blanca y la de color. Incluso pegatinas con dibujos que representan la actividad.

Recuerda adecuar las tareas por edad. De tres a seis años: guardar los juguetes y ordenar su habitación, poner la ropa sucia en el cesto, elegir su ropa y vestirse solos. De seis a doce años: regar las plantas y disfrutar de la naturaleza, ayudar con el cuidado de las mascotas.

Destacats